«Viaje hacia la igualdad de edad»: 1 de octubre, Día Internacional de las Personas de Edad 2019.

Desde el inicio de la década de los 90, a iniciativa de Naciones Unidas, se celebra en todo el Planeta, el 1 de octubre el Día Internacional de las Personas de Edad.

En esta ocasión, para el año 2019 la temática sobre la que se incide es “Viaje hacia la igualdad de edad”. Un lema ligado a los Objetivos de Desarrollo Sostenible. En concreto la Naciones Unidas nos recuerda que “La Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) reconocen que el desarrollo solo se puede lograr si incluye a todas las edades”. Es por ello que el literal de la web de la UN para este tema en esta edición de 2019 dice así:

Empoderar a las personas mayores en todos los ámbitos del desarrollo, incluida su participación en la vida social, económica y política, ayuda tanto a garantizar su inclusión como a reducir las numerosas desigualdades a las que se enfrentan estas personas.

El tema de Día Internacional de las Personas de Edad de este año está íntimamente ligado con el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 10, que busca hacer frente tanto a las desigualdades que afrontan actualmente las personas mayores, como prevenir las formas de exclusión que surgirán en el futuro. El ODS 10 se ocupa de la reducción de la desigualdad en y entre países, y tiene como objetivo «garantizar la igualdad de oportunidades y reducir las desigualdades.» Algo que se puede conseguir a través de medidas para la eliminación de la discriminación y la potenciación e inclusión “social, económica y política de todos, independientemente de la edad, sexo, discapacidad, raza, etnia, origen, religión o estado económico o cualquier otra condición.»

A menudo las disparidades en la vejez reflejan desventajas caracterizadas por factores como el lugar, género, situación socioeconómica, salud, ingresos, etc. Entre 2015 y 2030 se espera que el número de personas de 60 años o más aumente de 901 millones a 1 400 millones. El incremento del envejecimiento poblacional y la desigualdad económica tienen un importante componente generacional. Además, el rápido envejecimiento de la población, junto a los cambios demográficos, sociales o estructurales pueden agravar las desigualdades a las que se enfrentan las personas mayores, limitando el crecimiento económico de un lugar, así como su cohesión social.

La temática de 2019 tiene como objetivos:

  • Sensibilizar sobre las desigualdades durante la vejez e incidir en cómo estas reflejan la suma de desventajas a lo largo de la vida, resaltando el riesgo intergeneracional de un incremento de la desigualdad durante la vejez.
  • Concienciar sobre la urgencia de hacer frente tanto a las desigualdades a las que se enfrentan actualmente las personas mayores, como en la necesidad de trabajar para prevenir las que surgirán en el futuro.
  • Explorar los cambios sociales y estructurales en el marco de las políticas del curso de la vida, tales como el aprendizaje permanente, medidas laborales proactivas y adaptativas, protección social y cobertura sanitaria universal.
  • Reflexionar sobre las prácticas, lecciones aprendidas y el progreso alcanzado en la eliminación de las desigualdades a las que hace frente las personas de edad avanzada, así como evaluar los esfuerzos encaminados a alterar las narrativas negativas y los estereotipos que afectan a la vejez.

Esta relación de los ODS y el envejecimiento, ya fue abordado en “La gobernanza del envejecimiento activo en Bizkaia” donde por aquel entonces se apuntaba que: “En septiembre 2000 (resolución 53/239), ONU celebra la denominada Cumbre del Milenio, con un slogan tan sugerente como «La función de las Naciones Unidas en el siglo XXI» (resolución 54/254). Los Estados se comprometieron a una nueva alianza mundial para reducir la pobreza extrema y establecieron una serie de metas en torno a cinco áreas de trabajo y diecisiete objetivos que se conocen con el nombre de “Objetivos de desarrollo del Milenio” (ODM).

Las áreas de trabajo son: las personas, el planeta, la prosperidad, la paz, y el desarrollo sostenible.

En torno a estas cinco áreas se enuncian un total de 17 objetivos, destacando; poner fin a la pobreza, dar seguridad alimentaria y nutricional, garantizar la vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades, promover oportunidades de aprendizaje a lo largo de la vida, la igualdad de géneros y el empoderamiento de la mujer, trabajar por el acceso y mantenimiento de los recursos naturales y energéticos, promover crecimientos económicos sostenibles e inclusivos, infraestructuras e industrialización inclusiva, la innovación, reducir las desigualdades, lograr ciudades y entornos humanos inclusivos, seguros y sostenibles, consumo y producción sostenible, y sociedades pacíficas.

Según la 69ª Asamblea Mundial de la Salud, el envejecimiento se trata en 15 de los 17 objetivos, pero a nuestro entender, en realidad está presente en el total de estos diecisiete objetivos (A/69/L.85). Decimos esto porque por ejemplo la OMS no incluye los objetivos 6 y 7 entre los abordables pero como veremos posteriormente, inclusive en países desarrollados como España, el acceso a un bien básico como es la electricidad o el gas se convierte en ocasiones en un problema que genera la llamada pobreza energética que padecen ciudadanos de este Estado. Todo por tanto hay que leerlo bajo los ojos del país en que se esté hablando y sobre el cual deban diseñarse acciones o políticas de implementación d ellos ODS.

El hecho de que ONU ligue los Objetivos de Desarrollo del Milenio con el paradigma del envejecimiento activo, otorga a este último no solamente una visión amplia del ciclo vital sobe el que actuar, sino también una visión en el plano de los Derechos de Tercera Generación en el que la Intergeneracionalidad toma cuerpo más allá de las propias relaciones intergeneracionales personales y de los sistemas de seguridad social.

En la mencionada 69ª Asamblea Mundial de la Salud, punto 13.4 (2016), se dice en el punto 14 “El proyecto de estrategia renueva el compromiso de centrar la atención en las necesidades y derechos de las personas mayores y amplía los instrumentos normativos existentes mediante la incorporación de ese compromiso en el nuevo contexto de los Objetivos de Desarrollo Sostenible … generen entornos adaptados a las personas mayores; adecuen los sistemas de salud a las necesidades de las personas mayores; desarrollen sistemas de atención a largo plazo; y fomenten la evaluación, el seguimiento y la investigación en materia de envejecimiento saludable”.

Por tanto, ambas dos estrategias, la de envejecimiento activo y la Ojetivos de Desarrollo Sostenible están ya interconectadas”.

Acerca de Aitor Urrutia

Doctor en Ciencia Política y de la Administración por la EHU. Analista de políticas sociales.
Esta entrada ha sido publicada en Envejecimiento Activo y etiquetada como , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.