Envejecimiento Activo: Reference Sites 2013. Euskadi.

toñiEL lunes 1 de julio de 2013, la Unión Europea hacia públicos de entre 54 candidaturas, los 32 “sitios de referencia-Reference Sites 2013” en materia de envejecimiento activo que desde la Asociación Europea para la innovación e materia de envejecimiento activo y saludable (EIP-AHA) se han seleccionado.

Pero antes de llegar hasta este instante sería interesante saber qué pasos se han ido dando en la Unión Europea como institución supranacional en materia de envejecimiento activo.

Recordemos antes de nada la definición oficial que se utiliza para la definición del envejecimiento activo.

“El envejecimiento activo es el proceso de optimización de las oportunidades de salud, participación y seguridad con el fin de mejorar la calidad de vida a medida que las personas envejecen. Se aplica tanto a los individuos como a los grupos de población. Permite a las personas realizar su potencial de bienestar físico, social y mental a lo largo de todo su ciclo vital y participar en la sociedad de acuerdo con sus necesidades, deseos y capacidades, mientras que les proporciona protección, seguridad y cuidados adecuados cuando necesitan asistencia” (OMS 2001).

Al hablar de la Unión Europea hemos de recordar que es una institución supraestatal que se configura precisamente por la cesión de competencias hacia las instituciones comunes y por procurar la coordinación de aquellas otras que no son cedidas y que mantienen cada uno de los Estados miembros. A fecha de hoy, 28 estados miembros.

Así, en el marco de la UE, las competencias se clasifican en tres tipos: Exclusivas (art. 3 del Tratado de la Unión), compartidas (art. 4 TE) y Compartidas de apoyo, coordinación y complemento (art. 6 TE).

En cualquier caso, todas ellas se rigen por los llamados principios: de subsidiaridad, proporcionalidad, coherencia y cooperación leal.

En el caso de los pilares del envejecimiento activo (salud, participación, seguridad y aprendizaje a lo largo de la vida), así como de otras cuestiones paralelas a ellos, la UE no tiene competencias exclusivas de manera que únicamente puede fomentar, promover e incentivar todo aquello que otros agentes estén desarrollando.

Después de esta pequeña introducción para expresar que la cuestión competencial y el margen de maniobra sobre cada una de ellas es distinto en función de su condición, vamos a centrarnos en el cómo ha evolucionado el envejecimiento activo en la UE.

Si Usted busca información sobre este asunto a lo largo de las últimas décadas del siglo XX, encontrará que el único enfoque que la UE le da al envejecimiento activo es el de que las personas de 55 y más años permanezcan en el mercado de trabajo el máximo tiempo posible hasta llegar a la jubilación.

Esto parece normal puesto que al igual que al resto de las instituciones políticas (excepción de la UN que viene  alertando desde los años 70 del siglo XX), el envejecimiento activo se incorpora a la agenda política en la medida que el fenómeno va causando problemas sociales y económicos.

En esa búsqueda del envejecimiento activo a lo largo de las últimas décadas del s. XX en la UE, encontrará principalmente los trabajaos realizados por Alan Walker, quien desarrolla para la Comisión Europea el primer estudio con criterios científicos en esta materia.

En 1993, coincidiendo con el Año europeo de la tercera edad y la solidaridad entre generaciones, Walker realiza una encuesta sobre la opinión pública europea ante el envejecimiento y la tercera edad.

En 1999, coincidiendo con el Año europeo de la tercera edad y la solidaridad entre generaciones, Walker presentó los resultados comparados de las encuestas sobre la opinión pública europea ante el envejecimiento y la tercera edad que se habían realizado en 1993 y 1999.

Está formado por encuestas a la población general en las que se abordan cuestiones como nivel de vida, idoneidad de las pensiones, el mercado de trabajo y los mayores, la asistencia a los mayores, etc. Estas encuestas se ven complementada con otro apartado exclusivo para las personas mayores en el que se abordan cuestiones como la edad de jubilación, el nivel de vida, las pensiones, la soledad, el aislamiento, el apoyo social y la solidaridad intergeneracional. Constituyen, sin duda, un punto de referencia para analizar el imaginario social de la vejez desde una perspectiva científica.

El estudio supuso el primer intento paneuropeo de proporcionar una imagen global de las actitudes ante el envejecimiento y la tercera edad. Su título “Actitudes europeas ante el envejecimiento y las personas mayores”. En el estudio se proporcionó información básica sobre las actitudes ante las personas mayores y sobre algunos de los temas actuales en torno a la vejez. Está formado por una encuesta a la población general en la que se abordan cuestiones como nivel de vida, idoneidad de las pensiones, el mercado de trabajo y los mayores, la asistencia a los mayores, etc. Esta encuesta se ve complementada con otro apartado exclusivo para las personas mayores en el que se abordan cuestiones como la edad de jubilación, el nivel de vida, las pensiones, la soledad, el aislamiento, el apoyo social y la solidaridad intergeneracional.

No podemos pasar por alto en el análisis del discurso institucional de la UE, algo que pese a que tiene un carácter general supone una lectura actualizada a nivel de la ciudadanía europea de la Declaración de Derechos humanos de UN. Me refiero a la  Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea.

Sin duda, estos Derechos Fundamentales actualizan al siglo XXI y acotan a la concreción de Europa derechos fundamentales para la ciudadanía y por supuesto de las personas de edad.

Por ejemplo, en el artículo 25 se dice exactamente “Derechos de las personas mayores. La Unión reconoce y respeta el derecho de las personas mayores a llevar una vida digna e independiente y a participar en la vida social y cultural”.

Y de ahí en adelante, con la entrada en el siglo XXI, el ritmo y preocupación por las cuestiones de la edad empiezan a tomar cada año una mayor presencia en la agenda política europea.

La celebración de la II Asamblea Mundial sobre envejecimiento celebrada en Madrid en 2002 vuelve a generar información valiosa desde el punto de vista científico pero con poco impacto, todavía en las agendas políticas.

Es a raíz del año europeo del envejecimiento activo y la solidaridad intergeneracional en 2012, cuando  la producción de documentación sobre este asunto es exponencial con respecto a la que hasta la fecha se venía produciendo.  La Comisión Europea y el Parlamento Europeo con sus resoluciones, Eurostat con sus encuestas e informes, cada uno de los Estados miembros, etc… generan un volumen de información y documentación que pone en las primeras líneas de la agenda política una realidad latente que todos podían ver pero que casi nadie quería observar.

Pero para llegar hasta la designación de los sitios de referencia en materiaEIP-UE de envejecimiento activo en Europa, primero hemos de retrotraernos hasta el lanzamiento del programa “Horizon 2020”  de Comisión Europea.

Una propuesta que apuesta y propone un crecimiento europeo con tres características principales: crecimiento inteligente, crecimiento sostenible y crecimiento integrador.

En noviembre de 2011, la Comisión Europea aprobó un “Plan estratégico de aplicación de la cooperación de innovación europea sobre el envejecimiento activo y saludable”.

Consecuencia de este plan, la Comisión lanza la propuesta de “Asociación europea de innovación en envejecimiento activo y saludable (EIP-AHA)”.

La Asociación forma parte de la estrategia “Unión por la innovación” (convertir las ideas en empleo, crecimiento ecológico y progreso social), que pretende impulsar la competitividad europea y abordar al mismo tiempo las principales cuestiones sociales.

Porque la cuestión que nos ocupa, el envejecimiento activo y saludable, es pertinente en todos los países europeos y Europa tiene el potencial de llevar la iniciativa mundial aportando respuestas innovadoras.

El principal objetivo es aumentar en dos años la esperanza de vida con buena salud en la UE de aquí a 2020.

Para ello se promoverá el desarrollo de productos y servicios innovadores que ayuden a las personas mayores a mantenerse con buena salud, activas e independientes durante más tiempo.

La Asociación debería contribuir también a lograr que los sistemas sociales y de asistencia sanitaria europeos sigan siendo eficaces y sostenibles y a promover la competitividad en los mercados para que sirva de acicate a la innovación.

A pesar de que un cierto sector de agentes que ya veníamos trabajando en esta materia nos hemos sentido un poco «decepcionados» de la puerta por la que el envejecimiento ha entrado en la agenda política europea, más por la parte de la innovación empresarial, la innovación social y la reducción de costes que el propio envejecimiento generalizado de la población provoca y provocará en las próximas décadas que por la parte más humana y sociológica de la cuestión, no por ello podemos dejar de subirnos a este tren al que intentaremos darle una visión más humanista que mercantilista.

Tres aspectos claves de la iniciativa:

  • Prevención y promoción de la salud –tecnología médica, medicamentos y tratamientos para enfermedades crónicas y otros problemas relacionados con la edad.
  • Asistencia sanitaria y social integral para las personas mayores, mejorando los cuidados a domicilio y los cuidados propios, y nuevas soluciones innovadoras a gran escala para la asistencia prolongada a los mayores.
  • Una vida activa e independiente para las personas mayores, asistidas por productos, dispositivos y servicios innovadores.

El Plan estratégico aprobado en noviembre de 2011 se centra en tres pilares:

  • Prevención, detección y diagnóstico temprano.
  • Asistencia sanitaria y restablecimiento.
  • Envejecimiento activo y vida autónoma.

Las acciones de respaldo a nivel de la Unión Europea serán:

  • Gestión de un marco normativo favorable: revisión de la legislación en materia de protección de datos  con especial enfoque a los datos sanitarios para garantizar el acceso y la protección de la persona usuaria a los mismos; fomento de la asistencia sanitaria transfronteriza; compra de soluciones innovadoras y accesible mediante contratos públicos.
  • Mecanismos de financiación efectivos: con el fin de optimizar el impacto de financiación en salud, política social, investigación, TIC’s, competitividad, crecimiento de mercado, políticas estructurales y regionales.
  • Creación del “Foro de intercambio”: para facilitar el intercambio de ideas y la cooperación entre las partes asociadas.

La Comisión Europea promoverá para ello el uso de Fondos Estructurales para apoyar la investigación, la innovación y otras medidas encaminadas a fomentar un envejecimiento activo y saludable.

La Comisión Europea ha instado a los Estados miembros a:

  • Mejorar la utilización, la calidad y la interoperabilidad de las TIC y su acceso, incluida la salud en línea, y reforzando la investigación, el desarrollo tecnológico y la innovación.
  • Promover la inclusión social y la lucha contra la pobreza, también a través de las inversiones en infraestructuras sanitarias y sociales.
  • Fomentar medidas para la lucha contra la discriminación de las persona mayores, tanto en el acceso al mercado de trabajo como en el lugar de trabajo.
  • Potenciar las inversiones destinadas a modernizar los sistemas de salud nacionales y regionales, y dar prioridad al paso de la asistencia residencial a la asistencia domiciliaria, al mismo tiempo que se refuerza la vida autónoma de las personas mayores.

Pero también ha hecho el esfuerzo en su informe elevado a la Comisión Europea, de detectar las barreras para el correcto desarrollo de esta iniciativa:

  • La FINANACIACIÓN, desde se apunta que existen diferentes prioridades en virtud de los diferentes organismos y sus competencias a la hora de hacer frente a las necesidades que requiere afrontar e innovar en materia de Envejecimiento Activo y Saludable. También se señala, la falta de financiación en general y en particular que dicha financiación solo cubre una parte del proceso de innovación.
  • La falta de PRUEBAS para demostrar el beneficio de la innovación. En muchas ocasiones, los procesos concluidos  o los productos derivados de la innovación e investigaciones en esta materia, llegados a su fase final no llevan a aparejados en su fase de implementación los suficientes beneficios demostrados. Parece existir, una pequeña ruptura entre el mundo de la investigación y el mundo de la implementación, que exige riesgo cero para llevar a cabo la misma.
  • No existe una visión general de la innovación como estrategia de futuro. La atomización de áreas temáticas y competenciales en todos los niveles del proceso, redunda negativamente en la visión global y el resultado final de la apuesta por la innovación social.
  • El marco de relaciones institucionales con una estratificación gubernamental y competencia (más dimensionada si cabe en Bizkaia), impide una coordinación y una transmisión y transferencia correcta tanto de la información como del propio proceso de innovación y sus resultados. (efecto teléfono estropeado).
  • En este mismo ámbito de la administración y la legalidad, las complejas regulaciones en determinados aspectos, imposibilitan, retardan o anulan los propios beneficios de la innovación social.
  • Aunque cada vez en menor medida, se ve como una barrera, la no participación de los usuarios finales en los procesos de innovación e investigación.
  • También, en determinados resultados y como consecuencia de no tener en cuenta al usuario en el proceso de elaboración, un impedimento es la falta de capacitación de los usuarios finales en el resultado de la innovación, máxime si el mismo es un producto relacionado con las nuevas tecnologías.
  • Y finalmente, la resistencia al cambio que como hemos visto anteriormente comienza desde los ámbitos gubernamentales y finaliza en la resistencia de los usuarios finales a las nuevas ideas que van a ser implantadas.

EIPGRUPOS

La EIP-AHA ha organizado su trabajo entorno a seis grupos de trabajo:

A1– Prescripción y adherencia al tratamiento.

A2– Gestión de la salud personalizada: prevención de caídas.

A3– Prevención del deterioro funcional y la fragilidad.

B3– La atención integrada a las enfermedades crónicas.

C2– Soluciones interoperables de vida independiente.

D4– Entornos amigables con la edad.

El modo de participación en cualquiera de los grupos tiene dos modalidades:

  • Manifestación de intereses significa un compromiso concreto y mesurable de apoyo a una acción o un grupo de acciones a fin de alcanzar los objetivos y resultados indicados en el Plan.
  • Entidad de referencia administraciones regionales, municipales o a las organizaciones que prestan asistencia hospitalaria domiciliaria integrada y que deseen facilitar un enfoque global e innovador respecto al envejecimiento activo y saludable y puedan aportar documentación justificada y ejemplos concretos de su repercusión in situ.

En principio, tanto la Comisión Europea como la propia EIP promueven que la participación se realice preferentemente mediante gobiernos nacionales o territoriales, si bien no es en todos los casos imprescindible que así sea.

En la jornada del pasado 1 de julio, la EIP seleccionó de entre 54 candidaturas, los 32 sitios de referencia otorgando a cada uno de ellos una, dos o tres estrellas en función del nivel de desarrollo de la información y proyectos presentados.

Euskadi consiguió para su proyecto 3 estrellas para un proyecto que tiene como punta de lanza el tridente formado por proyectos sanitarios de cronicidad, proyectos relacionados con el fenómeno de las caídas en las personas mayores y finalmente los entornos amigables con las personas mayores.

La Universidad de Deusto junto con la Diputación Foral de Bizkaia nos situamos tanto en el grupo de trabajo A2- caídas, como en el D4- entornos amigables con la edad.

Desde aquí, invito a todas aquellas entidades de Bizkaia que deseen acompañarnos en este viaje y que tengan algo que aportar que se pongan en contacto conmigo.

Y aquellas entidades que no sepan por dónde empezar también pueden ponerse en contacto conmigo para comenzar a dar los primeros pasos.

Es un camino que debe ser de encuentro entre todos los actores de cada territorio y donde la suma de 1+1 no dará dos sino que será mucho mayor.

Espero que este largo post sirva de algo y en uno próximo informare con más detalle de en qué consiste la propuesta que desde Euskadi se ha enviado a la EIP y con la que se nos reconoce como sitio de referencia.

Esto no significa que el trabajo esté hecho, todo lo contrario. Se reconoce que se ha empezado a caminar pero que queda mucho camino por recorrer.

Video: EIPAHA Reference Sites

Reference sites EA-UE

Acerca de Aitor Urrutia

Doctor en Ciencia Política y de la Administración por la EHU. Analista de políticas sociales.
Esta entrada ha sido publicada en Actualidad, Envejecimiento Activo y etiquetada como , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.