Envejecimiento activo: en prensa julio 2013.

encounter

Hemos entrado en época estival. Los resúmenes de prensa relacionados con el envejecimiento activo no dan ya como en otros muchos temas para un resumen semanal, así que en julio y agosto los reduciremos a un resumen quincenal e incluso mensual. Disculpas por ello.

Que el envejecimiento activo es una cuestión de todos y de cada uno ya lo tenemos claro a estas alturas. Cada uno de nosotros somos, en cierta medida, responsables de nuestro propio proceso de envejecimiento, al menos de aquello que está en nuestra mano, lo cual yo diría que no es poco aunque a priori pudiera parecerlo.

Los pequeños gestos individuales no solo suponen una mejora personal sino que contribuyen a generar cultura y buenas prácticas.

Un claro ejemplo de ello es la propuesta que Lantegi Batuak nos hace con su «Deterioro y envejecimiento de las personas con dicapacidad intelectual en el servicio ocupacional y en centro especial de empleo«.

Pero cuando uno supera la responsabilidad propia y pasa a la comunitaria, ahí también tiene la obligación de hacer por los demás. Desde las propias responsabilidades familiares, que en estas épocas en que vivimos las tenemos dejadas de la mano de Dios que diría aquel, hasta las responsabilidades comunitarias públicas tanto a nivel de participación social asociativa como la propia vida pública, la que conocemos como política.

Hemos ido viendo en los últimos meses, con la llegada del buen tiempo principalmente que las personas mayores y las no tan mayores promueven el ejercicio físico diario. La adquisición de buenos hábitos de salud en la medida en que cada uno se ve capacitado: “Los mayores de Sestao organizan quedadas para salir a andar”, “De Zaratamo a Arrigorriaga, a pie”, “Inauguran el sábado dos nuevos parques”, etc…

En cualquiera de los casos el kit de la cuestión es volver a poner a la persona en el centro de la vida. El ser humano ha de volver a ser centro del proceso personal y comunitario de vida.

Todo lo demás es organizar la vida y la convivencia entorno al ser humano.

Así, la propuesta europea de asociación europea para la innovación en el envejecimiento activo y saludable EIP-AHA, a pesar de desarrollarse en una situación europea de crisis, no debe obviar la piedra filosofal de su construcción el ciudadano europeo. Las personas que vivimos y convivimos en Europa.

Propuestas como la que la OMS ha realizado recientemente se encaminan en esta línea (La OMS pide que la innovación farmacéutica se oriente al envejecimiento de la población).

Y esto no es una cuestión baladí en un momento en que por primera vez “los países de la UE tienen más personas mayores de 65 años que menores de 15 años de edad”. Y mucho ojo a lo que este dato implica. La cronicidad del envejecimiento de las poblaciones de Europa se extenderá durante al menos toda la mitad del siglo XXI. Parece que la única solución a corto plazo que pudiera paliar esta situación es aquella que los investigadores y profesionales de las ciencias sociales como la ciencia política, sociología, demografía, etc… vienen apuntando desde hace décadas, la llegada de inmigración. La pregunta con los datos que a este respecto tenemos a nivel de Europa y la evolución de las fuerzas políticas de ultraderecha están experimentando es ¿Seremos capaces de vivir y convivir con uno niveles altos de inmigración en los países de Europa? Porque por lo que respecta a la capacidad de los países en vías de desarrollo tanto asiáticos como africanos para experimentar emigración la respuesta es claramente sí.

Pero volvamos a lo más cercano. Tal y como hemos dicho, las pequeñas aportaciones servirán para innovar, analizar y replicar aquellas cuestiones que sean considerados como buenas prácticas. Experiencias como las que proponen en el ayuntamiento de Sestao son claro ejemplo de la necesidad de cooperar entre agentes. Es una forma de contribuir a romper parte de las barreras que la EIP-AHA señaló como impedimentos para la innovación en el envejecimiento.

También lo son encuentros como los celebrados esté mes en Bilbao “Expertos de todo el mundo debaten sobre salud y nuevas tecnologías en Bilbao”. Porque de nada sirve invertir en investigación si esta no produce innovación en cualquiera de sus vertientes.

Pero la crisis afecta no solo a la financiación de la investigación, de la innovación, etc… Afecta, también a cualquier previsión realizada previamente al inicio de la misma.

Esto es lo que nos han demostrado con datos recientes en Bizkaia cuando se nos adelantaba que “Las residencias se hacen eco de los efectos de la crisis”, pero ahora además se concreta más al decirnos “Un millar de camas sin ocupar evidencia la crisis en las residencias privadas”. De esto ya hemos hablado anteriormente cuando decíamos que lo que mal empieza mal suele terminar. Esta situación consecuencia clara de la crisis económica donde las familias prefieren quedarse con el familiar dependiente en casa y la pensión que ese ingresa frente a ingresar en una residencia y tener que abonar su importe, se ve condicionada a su vez por una mala decisión política como la que se adoptó con la aprobación de la Ley de Dependencia en 2008.

Cuando una prestación excepcional como es la “prestación para el cuidado en el entorno familiar” se convierte en el recurso más solucionado es que algo no se hizo bien, ni siquiera en los –detalles- de la ley porque del garrafal error que supuso la escasa valentía política de hacer de los servicios sociales cuarto pilar del Estado de Bienestar ya casi no conviene ni hablar.

En el caso de Bizkaia, el ingente esfuerzo económico que supuso la década pasada para hacer infraestructuras residenciales para personas mayores se ve tambalear en la actualidad por este fenómeno que ahora indicamos.

Pero aun así la Diputación Foral de Bizkaia sigue dando pasos para minimizar impactos colaterales como ha supuesto la aplicación del copago farmacéutico que hemos comenzado a ejercer en Euskadi desde primeros de este mes. Así, la DFB ha rebajado el precio público de las residencias forales para los mayores, pasando de dejar una disponible anual mínimo de 1000 euros hasta llegar a los 1200€.

Voy a ir terminando, pero no me resisto a hacerlo en esta ocasión sin felicitar a D. Daniel Inerarity por su reciente galardón como Premio príncipe de Viana. No tanto por el premio, que también, sino por su magnífico discurso y también por la magnífica entrevista que el suplemento ON de Deia publicaba ayer 20 de julio de 2013.

Recomiendo su lectura para una vez más darnos cuenta que la democracia es cosa de todos. La gobernanza es cosa de todos. Y la representación indirecta de nuestros políticos en las cámaras ha de ir acompañada de un seguimiento directo por parte de los y las ciudadanas.

Reivindico una vez más una pequeña “innovación” en la política española, las listas cerradas pero no bloqueadas. Este gesto sería un pequeño paso para el sistema y un gran paso para la democracia. Sino ¿Por qué se resisten tanto los aparatos de los partidos a que así sea?

Un saludo a todos y a todas.

Buenas vacaciones a quien esté disfrutando de ellas o a quienes las disfruten en el mes de agosto.

 

Acerca de Aitor Urrutia

Doctor en Ciencia Política y de la Administración por la EHU. Analista de políticas sociales.
Esta entrada ha sido publicada en Actualidad y etiquetada como , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.