1 de octubre de 2018, Día Internacional de las Personas de Edad

Como cada año desde 1990, el 1 de octubre es designado por Naciones Unidas como Día Internacional de las Personas de Edad. El objetivo de designar un día del año a esta cuestión no es otro que dar visibilidad y sensibilizar sobre las necesidades y la realidad que el envejecimiento de la población está generando en cada una de nuestras sociedades y también, sensibilizar sobre las necesidades específicas que las personas de edad requieren.

Este año 2018, se cumplen 70 años desde que se aprobara la Declaración Universal de Derechos Humanos (DUDH) y por ello se quiere conmemorar la importancia de la Declaración y reafirmar al mismo tiempo el compromiso de promover el disfrute pleno e igualitario de todos los derechos humanos y las libertades fundamentales de las personas de edad.

Esta celebración de 2018 tiene por objetivo:

  • Promover los derechos consagrados en la Declaración y lo que estos significan en la vida cotidiana de las personas mayores.
  • Dar mayor visibilidad a las personas mayores como partes activas integrantes de la sociedad comprometidas a mejorar el goce efectivo de los derechos humanos en diversos ámbitos de la vida y no solo de aquellos que los afectan de manera inmediata.
  • Reflexionar sobre el progreso y los desafíos para garantizar el disfrute pleno e igual de los derechos humanos y las libertades fundamentales de las personas de edad.
  • Involucrar a un público amplio en todo el mundo y movilizar a las personas por los derechos humanos en todas las etapas de la vida.

La Declaración de Derechos Humanos, supuso “un nuevo orden que recoge y actualiza reconocimiento de derechos que venían evolucionando desde hacía un siglo y los plasma en la Declaración de Derechos Humanos de 1948”. Supone en esencia también, una aportación a la modernización del imaginario que sobre las Personas de Edad se venía produciendo. Un principio, el de dignidad humana que encontramos en la Carta de Naciones Unidas de 1945 y después en la propia Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948).

Desde hace algunos años, son diversas las voces que se alzan para que Naciones Unidas elabore y apruebe una Declaración Universal de los Derechos de las Personas de Edad, una cuestión que todavía no termina de cuajar. En cualquier caso, no está mal recordar los esfuerzos y el trabajo que representan las propuestas que desde la CEPAL se han ido realizando con la “Declaración de Brasilia” (2011) y “Los derechos de las personas mayores” (2013).

Otros documentos que también han empujado en este sentido han sido: Derechos de las personas de edad» (2008); «Celebrando el 10 º aniversario del Año Internacional de las personas de edad: hacia una sociedad para todas las edades» (2009); «Personas de edad y el logro de los objetivos de Desarrollo del Milenio» (2010); «Puesta en marcha de Madrid+10: crecientes oportunidades y retos del envejecimiento mundial» (2011); «La Longevidad: forjando el futuro» (2012); «El futuro que queremos: lo que dicen las personas mayores» (2013); «Sin olvidar a nadie: la promoción de una sociedad para todos« (2014); «Sostenibilidad e inclusividad etaria en el entorno urbano» (2015). «Rechazando todas las formas de edadismo y trabajando para permitir que las personas de edad alcancen su pleno potencial, mayores garantías jurídicas de igualdad para las personas de edad con miras a prevenir que el edadismo redunde en políticas, leyes y tratos discriminatorios» (2016).

En 2000, la aprobación de la estrategia de Naciones Unidas “Objetivos de desarrollo del Milenio (ODM) también ayudó a reflexionar y actuar sobre esta materia.

Y en 2015, con la aprobación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), la principal estartegia de las Naciones Unidas también contiene alinemaiento con el Envejecimiento Activo y los derechos de las Personas de Edad. En concreto, en la mencionada 69ª Asamblea Mundial de la Salud, punto 13.4 (2016), se dice en el punto 14 “El proyecto de estrategia renueva el compromiso de centrar la atención en las necesidades y derechos de las personas mayores y amplía los instrumentos normativos existentes mediante la incorporación de ese compromiso en el nuevo contexto de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. … generen entornos adaptados a las personas mayores; adecuen los sistemas de salud a las necesidades de las personas mayores; desarrollen sistemas de atención a largo plazo; y fomenten la evaluación, el seguimiento y la investigación en materia de envejecimiento saludable”. Por tanto, ambas dos estrategias, la de envejecimiento activo y la de desarrollo de los objetivos del milenio están, desde ya, interconectadas.

Según la 69ª Asamblea Mundial de la Salud, el envejecimiento se trata en 15 de los 17 objetivos pero, en realidad, está presente en el total de estos diecisiete objetivos (A/69/L.85).

Pero volviendo y centrándonos aún más en el campo de los Derechos Humanos y las Personas de Edad, en 2011 La Asamblea General aprobó la creación del Grupo de Trabajo de composición abierta encargado de aumentar la protección de los derechos humanos de las personas de edad (A/RES/65/182), con el propósito de aumentar la protección de los derechos humanos de las personas de edad examinando el marco internacional vigente en materia de derechos humanos de las personas de edad y determinando sus posibles deficiencias y la mejor forma de subsanarlas, incluso mediante el estudio, cuando corresponda, de la viabilidad de nuevos instrumentos y medidas. Para llevar a cabo esta tarea, en 2013 se aprueba la resolución (A/HRC/RES/24/20) por la que decide nombrar, por un período de tres años, un experto independiente sobre el disfrute de todos los derechos humanos por las personas de edad.

El primer Plan de acción de Naciones Unidas en favor de las personas de edad, Viena 1982, ancla sus raíces en el suelo que le aporta la Declaración de Derechos Humanos y como no puede ser de otra manera, el resto de documentos que configuran el ecosistema del envejecimiento activo, también lo hacen; el segundo Plan de Acción –Madrid 2002-, Envejecimiento activo: un marco político (Kalache, 2001), Envejecimiento activo: un marco político ante la longevidad (Kalache, 2015).

Por tanto, Naciones Unidas nos recuerda que los mayores defensores de los Derechos Humanos nacieron en el momento de la adopción de la Declaración en 1948. Entre ellos y ellas, se encuentran desde personas mayores que abogan por los Derechos Humanos a nivel local y de su comunidad, hasta personalidades de relieve en el ámbito internacional. Todas y cada uno de ellas piden el mismo respeto y reconocimiento a su dedicación y compromiso para contribuir a un mundo libre del temor y miseria.

Todas las personas somos responsables de defender e implementar la defensa de los Derechos Humanos en cada una de nuestras áreas de actuación. Ejerzamos esa responsabilidad día a día.

http://www.un.org/es/events/olderpersonsday/

 

Acerca de Aitor Urrutia

Doctor en Ciencia Política y de la Administración por la EHU. Analista de políticas sociales.
Esta entrada ha sido publicada en Envejecimiento Activo y etiquetada como , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.