¿Somos Felices?

Hace unos días, podíamos leer en uno de los post que contiene el blog de “envejecimiento en red”, una reflexión sobre si son felices las personas mayores.

Esta sugerente pregunta nos ha llevado a cuestionarnos lo mismo en el programa de hoy en la “Mesa de la experiencia” en Onda Vasca.

Y para ello hemos contado con la inestimable presencia de nuestro amigo Julio Albizuri.

CIMG1927Julio es una de esas personas que uno puede llamar amigo y que yo tuve la gran suerte de conocer durante mi anterior etapa laboral en la administración pública, cuando él era presidente de Danontzat, la asociación de jubilados de Mungia. Una amistad que a día de hoy seguimos manteniendo y cultivando semana a semana.

Pero Julio es, desde siempre, una de esas personas comprometidas con la sociedad que le rodea, no en vano fue miembro de la asociación de padre y madres de la Ikastola (escuela) cuando todavía ni era padre, ni estaba casado –eso mismo me recordaba hoy-. También ha sido concejal en Mungia, en aquellos duros años del inicio de la democracia donde la política de un concejal era creatividad pura, poner dinero de su propio bolsillo y dedicar horas y horas por el bien del pueblo y donde el pago era, en el mejor de los casos, una sonrisa de un vecino o vecina o el eskerrik asko (gracias) estirándose mucho.

Pero no termina ahí, Julio es miembro del Patronato de la Fundación San José Etxe-alai que en Mungia se encarga de acoger y asistir con el debido esmero a las personas mayores y enfermos/as pobres.

También ha sido durante años el presidente de la Asociación Danontzat como ya hemos dicho.

Toda esta trayectoria le llevo a que el año pasado le premiaran desde la Fundación Menchaca de la Bodega por toda una vida dedicada a los demás.

¿Y qué tiene que ver todo esto con la felicidad? Bueno, pues muy sencillo. Le hemos preguntado a Julio lo que se preguntaban en “Envejecimiento en red” ¿Son felices las personas mayores?

No le ha hecho falta ser un experto investigador, ni leer grandes estudios para llegar a las conclusiones que en el post se lanzan. Pero no vamos a reproducir por escrito lo que nos ha contado porque tiene el audio más abajo para que puedan escucharlo íntegramente.

Si vamos a dedicar unas pocas líneas a la investigación que se ha realizado sobre la felicidad. Nada científico, solamente unas pinceladas de lo poco que he podido leer estos días para poder hablar hoy del tema.

Me ha llamado mucho la atención lo mucho que preocupa el estudio de la felicidad en todos los rincones del planeta. No solo referido a las persona de edad, sino a la población en general.

Me ha llamado la atención que un término tan relativo de conceptuar, ponderar y definir para cada uno de los seres humanos, encierre en sí mismo, en la esencia de su simplificación, los tres pilares con que la OMS define el envejecimiento activo (Salud, participación y seguridad) y como no el que nosotros también solemos sumar a esos tres, el Aprendizaje a lo largo de la vida.

Y finalmente, no por desconocimiento pero si por olvido, me he reencontrado con el “Instituto Coca Cola de la felicidad”, que tiene como principal objetivo  promover la investigación y la difusión de estudios sobre la felicidad y su relación con el ser humano.

Han revisado más de 8000 estudios de todo el mundo sobre el tema de la felicidad para finalmente acercarse más en profundidad a 400 estudios compilados por un equipo de expertos.

Y en el blog que recoge todo ello, encontramos post tan interesantes y sugerentes en sus títulos como:

“Tan satisfechos como al final de la Segunda Guerra Mundial” El dinero no da la felicidad de modo absoluto, sino relativo.

“Los extrovertidos son más felices que los introvertidos”

“El poema de las polillas, o como vivir más liviano” Un poema sobre las cosas importantes en la vida.

“Los placeres rápidos”

“Roseto, el pueblecito donde todo el mundo vive más y mejor” un pequeño pueblo situado en Estados Unidos.

“El éxito no proporciona felicidad, es la felicidad la que proporciona éxito”

“Las mejores canciones para estimular nuestra felicidad”

“Cicatrizando la tristeza para tener un corazón más fuerte”

Interesante también es la matriz utilizada para sintetizar y visualizar el análisis y estudio de los factores que determinan, a su juicio, la felicidad:

En el último informe publicado en 2013, se da respuesta a la cuestión de ¿Qué ocurre con la edad?

En él, se dice que el reparto de la felicidad según los grupos de edad no ha variado significativamente en los últimos años. Aunque hay estabilidad generalizadamente, la horquilla de muy satisfechos de 18 a 25 años de edad ha disminuido sensiblemente, pasando del 18% en 2010 al 15% en 2013, debido sobre todo a las causas de la crisis. No obstante, entre los 26 y los 55 años el nivel de satisfacción se ha mantenido igual o ha aumentado con respecto a hacer tres años. Disminuye, en cambio, el nivel de satisfacción de los mayores de 55.

cocacola3

Así, se mantiene la tesis, compartida con otros autores, de que la llamada curva de la felicidad es ascendente desde que nacemos hasta llegados los 40 años, descendente hasta los 65 y nuevamente ascendente hasta el final de la vida.

En cualquier caso la felicidad es una cuestión tan personal que resulta difícil definirla con exactitud aunque dispongamos de estudios de este tipo que pretendan, no generalizarla en su definición, sino buscar los mínimos comunes múltiplos de la misma.

 En cualquier caso procuren ser felices y hacer felices a las personas de su entorno que no es poca tarea para el día a día.

Les dejo el auido del programa de esta semana.

Un cordial saludo.

Acerca de Aitor Urrutia

Doctor en Ciencia Política y de la Administración por la EHU. Analista de políticas sociales.
Esta entrada ha sido publicada en Envejecimiento Activo y etiquetada como , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.