Envejecimiento activo: en prensa del 15 al 21 de junio

periodicos

Esta semana hemos comenzado la estación veraniega inmersos todavía en un suave invierno que ha impedido que la primavera de 2013 pase sin pena ni gloria, sin que la toquemos y disfrutemos.

Aun así, la propuesta de actividades al aire libre para nuestros mayores y sus familias ha seguido dándose. Así, La asociación de jubilados de Barrika, Jubilarrika, organizó el sábado pasado una marcha con diversos recorridos para que cada cual pudiera participar en la medida de sus posibilidades.  Y en Zierbena, se celebró ese mismo día la IIIª Carrera de la familia en la que 700 participantes de todas las edades pudieron dar cuenta de su apuesta por los hábitos de vida saludables desde las edades más tempranas.

Por su parte, al igual que informábamos hace un par de semanas ocurría en Bilbao, esta vez en Durangoaldea los grupos de gimnasia de las asociaciones de personas mayores de la comarca organizaban su fiesta fin de curso en la que 170 personas mayores organizadas en grupos representaban sus coreografías en Izurtza. Seguramente después de ello aprovecharían para darse una buena jamada y despedir el curso hasta septiembre.

Pero no toda la participación ha de ser desde el ejercicio físico. También la transferencia intergeneracional de la historia de nuestro pueblo es una bonita manera de participar activamente en la sociedad. Por ello, iniciativas como la de los jubilados de Enkarterri y Meatzaldea comparten los recuerdos de su infancia y juventud en el centro de interpretación de La Aceña, en Galdames. La agencia de desarrollo de Enkarterrialde ha puesto en marcha un programa denominado  ‘La memoria del hierro‘ para que mayores de la comarca conozcan el gran museo al aire libre que supone la vía verde de Galdames.

Pero no todos pueden tener la suerte de poder disfrutar de este tipo de iniciativas porque sus condiciones de salud no se los permite y por ello cuestiones como en transporte público se convierten en una necesidad imprescindible para poder desarrollar mínimamente su vida cotidiana. Y en este sentido dos noticias positivas podemos apuntar esta semana. Por un lado se nos informa que los vecinos del barrio de San juan en Santurtzi seguirán gozando de una frecuencia de media hora en la conexión de su autobús gracias a un acuerdo entre el ayuntamiento y la Diputación Foral de Bizkaia. Y en Bermeo, a partir de octubre, el Bermibus bonificará a jubilados y parados a través de la implantación de una tarjeta.

Y también desde Santurtzi nos llegaba la noticia de que los 19 huertos urbanos situados en las faldas del Serantes están ya listos y podrán inscribirse quien quiera disfrutar uno de ellos desde el próximo 3 de julio.

Nuevas actividades ofertadas desde las instituciones públicas, como la oferta de los 317 cursos y talleres que el ayuntamiento de Bilbao ha lanzado para el curso 2013/2014.

Pero no solo del ocio se ocupan en los ayuntamientos. Hace unas semanas informábamos de que en Abadiño lanzaban una campaña para la instalación de detectores de humos y como consecuencia de ello han detectado y alertado del peligro de la falta del diferenciales eléctricos en las casas de numerosos mayores.

Y en Orduña, la residencia ahorrará 11.000 euros al año con la gestión «ecoeficiente» de la residencia. Una buena noticia en esta situación de crisis.

Como también es una doble buena noticia la generación de empleo y más si es para el colectivo de mujeres. Desde Muskiz nos llega la excelente noticia de que el ayuntamiento ayudara a seis mujeres a crear una cooperativa de ayuda a personas dependientes.

Pero en los grandes temas, en la macro política, las cuestiones claves siguen siendo las mismas. Por un lado la cuestión de las pensiones sigue estando en el candelero esta vez por algo que era muy predecible ya que  “el Banco de España anima a contratar planes de pensiones complementarios”. Es decir, planes de pensiones privados. Habremos de estar muy pendientes de este asunto porque señores del banco de España ¿van ustedes a vigilar esos ahorros con el mismo celo con el que han vigilado a la banca estos últimos años? De ser así ¿Quién se atreve a dejar nuestros ahorros en manos de esa banda de banqueros?

Per nos resistimos a entrar ya en la parte agridulce de la semana y por ello vamos a hacerlo a ritmo de txistu puesto que el Hospital de Cruces imparte conferencias musicales para dar respuesta de manera amena a las enfermedades que preocupan a los ciudadanos.

Esta era la parte dulce, ya lo siento. Ahora viene toda la agria.

La bronca se instala en Euskadi con un año de retraso respecto al Estado ante la que se avecina  ya que Euskadi aplicará el copago farmacéutico desde el 1 de julio.

Una medida polémica que los partidos políticos no desaprovecharan para lanzarse flechas, tiros y puñaladas entre ellos. Pero nadie planteará que en una situación de crisis en la que estamos de la necesidad se puede hacer virtud. Quiero decir que quizás es un buen momento para redefinir un nuevo pacto social entre todos los vascos y vascas para desde la realidad asentar los pilares del Estado de Bienestar que queremos y somos capaces de sustentar en Euskadi. Porque además del debate del copago también estamos inmersos en el desarrollo de la Ley vasca de servicios sociales y la definición de la cartera de servicios y sus financiación.

Para mí, ahora necesitamos políticos de altura en el parlamento vasco que sean capaces de visualizar el pacto social que nos tiene que regir hasta mediados de siglo. Y si hay que tocar la fiscalidad para financiar lo que se pacte, que se toque. Pero, por favor, no me cambien las reglas de juego a mitad del partido como son tan dadas las instituciones españolas.

Con la aplicación de esta medida se pretende ahorrar en las arcas públicas entre 16 y 20 millones de euros al año.

Y ¿qué significa esto para cada ciudadano? A grandes rasgos estos son los datos de que disponemos:

La renta será el baremo determinante para establecer cuánto tiene que pagar cada paciente. Así, los trabajadores en activo pasan de pagar del 40 al 50% si ganan más de 18.000 euros al año. Si la cantidad excede los 100.000 euros, el porcentaje se eleva hasta el 60%.

Los parados que hayan agotado el subsidio, los perceptores de Renta de Garantía de Ingresos y los pacientes con tratamientos por accidentes laborales.

Los pensionistas, abonarán un 10% con un tope de 8,14 euros mensuales para rentas inferiores a los 18.000 euros. Desde esta cifra hasta los 100.000 la cantidad asciende a 18,32 euros mientras que por encima de los 100.000, el límite mensual se sitúa en los 61,08 euros.

Quedan exentos del copago los parados que hayan agotado el subsidio, aquellos que tengan una pensión no contributiva, los ciudadanos con Renta de Garantía de Ingresos, afectados por el síndrome tóxico, personas con alguna discapacidad contemplada en la normativa específica, los pacientes con tratamientos derivados de accidentes de trabajo o que sufran una enfermedad derivada de su actividad profesional.

Independientemente del impacto, los primeros días tendremos que tener paciencia al ir a comprar los medicamentos a la farmacia, porque como todo, al principio, seguro que tendrá proceso de adaptación.

Tengan paciencia con su farmacéutico o farmacéutica porque no se debe matar al mensajero.

También habrá que tener paciencia en centros residenciales de personas mayores puesto que la medicación que allí se facilita también estará sujeta a copago.

Paciencia a la ciudadanía pero sobre todo altura de miras para diseñar el sistema de convivencia para las próximas décadas.

Acerca de Aitor Urrutia

Doctor en Ciencia Política y de la Administración por la EHU. Analista de políticas sociales.
Esta entrada ha sido publicada en Actualidad, Envejecimiento Activo, O-pinión y etiquetada como , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.