Una verdad indiscutible, nos vamos a morir.

OLYMPUS DIGITAL CAMERASe acerca el 1 de noviembre, para los más mayores el día de Todos los Santos y para los más jóvenes el día de Halloween.

Y al día siguiente, día de difuntos. Así que nos acercamos a unos días del año donde la muerte y el recuerdo de nuestros seres más queridos que ya no están entre nosotros reavivar nuestros recuerdos, nuestros sentimientos y añoranzas.

Una cosa si debemos tener claro en nuestra reflexión en el marco del envejecimiento activo; la muerte es lo único que detiene el envejecimiento del  ser humano.

Pero hoy no vamos a centrarnos con lo que los medios de comunicación nos bombardearan estos días, no nos interesa el cuánto cuesta morirse. Y  ni siquiera, como está pasando este año, cuantas herencias no son aceptadas.

Queremos hacer una reflexión sobre cómo queremos morir y si sabemos que tenemos que hacer para que, en la medida de nuestras posibilidades, pueda hacerse lo más cercano a nuestros deseos. Es decir vamos a reflexionar sobre Testamento Vital o Voluntades Anticipadas.

También reflexionaremos sobre donde nos gustaría morir si es que eso es posible elegirlo.

Todo esto lo hacemos en nuestro blog de envejecimiento activo porque a diferencia de otras etapas de la humanidad, en la actualidad la muerte guarda mucha más relación con la vejez que en cualquier otro momento.

Recordemos que hasta no hace muchas décadas, la muerte estaba muy presente enfigura-1-distribucion-de-la-mortalidad-1905-2011 cualquier etapa de la vida, a cualquier edad. Sirva de ejemplo que la mortalidad infantil en España a principios del siglo XX se situaba en torno al 10% y que solamente el 10% de la población llegaba a cumplir los 65 años.

Para profundizar sobre la evolución de la muerte en España les recomiendo la lectura de “La institucionalización de la muerte”. Aun así déjenme citarles algunos datos que allí se facilitan:

“En 2011, el 84,1% de todos los fallecidos fueron personas de edad (65 y más años); hace un siglo casi la mitad de las defunciones correspondían a jóvenes y sobre todo a niños en su primer año de vida”. “Cada vez fallecen más personas en instituciones, fundamentalmente hospitales… En 2011, se alcanzó la cifra de 183.410 defunciones en hospital, sobre un total de 387.911 fallecidos en España, el 47,3%, doce puntos más que una década antes”. “La mayoría de las defunciones hospitalarias corresponde a personas de edad, ocho de cada diez”.

En definitiva, la salud y la sanidad han conseguido que vejez y muerte guarden una relación mucho más estrecha que nunca.

Es por ello que hemos pedido a Marije Goikoetxea que nos hable sobre este asunto yafronton que consideramos que nos interesa bastante teniendo en cuenta que de los cuatro pilares del envejecimiento (salud, seguridad, participación y aprendizaje a lo largo de la vida) morirse y saber morirse afecta a todos ellos.

A la salud puesto que en la medida en que tengamos unos hábitos de vida saludables y unos hábitos de higiene y condiciones de salud y sanidad óptimos posiblemente nuestra muerte se retrasara bastante. Además si tenemos una buenas sanidad pública y unos buenos programas de paliativos, esto nos ayudará a que el proceso de morir sea más llevadero.

A la seguridad, porque si hacemos nuestras voluntades anticipadas tendremos más posibilidades de que llegado el momento y si es posible se cumplan nuestros deseos de condiciones de cómo y dónde morir. El cuándo es algo que a priori no podremos elegir.

A la participación, porque hacer el Testamento Vital o la declaración de Voluntades Anticipadas seremos nosotros mismos lo que nos empoderemos a priori de un momento fundamental y cumbre de nuestra existencia, nuestra despedida de la misma.

Al aprendizaje a lo largo de la vida, porque tenemos que aprender a hablar con naturalidad en vida de la muerte, de nuestra propia muerte.

Las Voluntades Anticipadas en Euskadi, las registra Osakidetza. Así, en su web, podemos leer que: “El Documento de Voluntades Anticipadas es un documento escrito en el que se expone la voluntad sobre los tratamientos médicos y los cuidados que se desea recibir o rechazar si, llegado el momento, la persona que lo formula pierde la capacidad de participar en la toma de decisiones.

En este documento se pueden dar instrucciones sobre tratamientos, expresar valores, así como designar representante que actúe a modo de interlocutor válido con la o el médico y/o equipo asistencial. Estas voluntades serán de aplicación en aquellas situaciones en las que él o la paciente no pueda expresar personalmente su voluntad.

Tiene derecho a manifestar sus objetivos vitales y valores personales cualquier persona mayor de edad que actúe libremente y que no haya sido incapacitada judicialmente.

La o el médico responsable, el equipo sanitario y el sistema de atención sanitaria, están obligados a tenerlo en cuenta y, en el caso que sea preciso adoptar decisiones clínicas relevantes, aplicarlo de acuerdo a lo establecido en la ley”.

Recomiendo la web de Osakidetza para encontrar toda la información de Voluntades Anticipadas en Euskadi. Información del tipo de  Documento de Voluntades ,Anticipadas, | Información de Interés, Impresos Descargables, Legislacion, VigenteBibliografía Recomendada.

El segundo tema que nos inetresaba tratar hoy es dónde morir. Si ha leido la referencia que anteriromente mencionaba sobre el blog envejecimientoenred habra podido observar que en la actualidad la muerte esta institucionalizada en el ámbito hospitalario. Pero esto no tienen por que ser así. Seguramente podrá encontrar experiencias a nivel mundial que le expliquen y demuestren que morir en casa en condiciones dignas es más que posible. Yo, me voy a hacer eco de un programa que se ha desarrollado en Gipuzkoa y que se lleva a cabo en el marco del proyecto Saitu de innovación en el emprendizaje.

En este aspecto el desarrollo absolutamente coordinado del espacio sociosanitario ha de funcionar a la perfección. pero tambien se hace necesaria la formación de los profesionales en cuidados paliativos.

Os dejo ahora con dos videos de la entrevista que Marije Goikoetxea nos concedió para compartir con todas las amigas y todos los amigos del blog. Una entrevista en la que pretendemos respondes a las habituales preguntas de ¿Por qué? ¿Quién? ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Dónde? ¿Para qué?

Espero que sea de vuestro agrado. Si es así por favor replicarlos en las redes sociales para su máxima difusión.

Muchas gracias por vuestra lectura de este post.


Esta entrada fue publicada en Actualidad y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Una verdad indiscutible, nos vamos a morir.

  1. Pingback: “Guía de Recomendaciones Éticas para la Atención Integral a las Personas Mayores al Final de la Vida”. | Envejecimiento Activo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *