Siente mi presión detrás de tu oreja futuro amigo pensionista.

sin lucha no hay victoriaEl secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos, anunció que las personas mayores de 50 años serán informadas anualmente de cuál podría ser su posible pensión futura a la edad legal de jubilación de mantenerse el nivel de cotizaciones medias que ha tenido hasta esa fecha y si no cambian las leyes.

¡Cómo cambian las cosas! Hasta hace no mucho tiempo casi te enterabas de cuál sería tu pensión el resto de tu vida cuando recibías el cobro de la primera, porque resultaba complicado realizar los cálculos o porque simplemente no sabías hacerlo.

Desde 2014 el Estado, garante de nuestros intereses y de nuestros derechos, nos facilitará esa tarea. Desde diecisiete años antes, de momento, empezará a recordarnos que si no trabajamos todos los años, que si no cotizamos lo suficiente y si de forma unilateral El Legislador no decide cambiar la ley a su favor, la pensión que quizás cobremos será la cantidad que recibamos en una carta del ministerio.

Muchas variables cuasi aleatorias solamente en la frase del secretario de Estado de Seguridad Social: edad legal de jubilación, nivel de cotización media y leyes vigentes.

Con la coyuntura de crisis que estamos padeciendo, con la incidencia que esta tiene en los niveles de paro de las personas de 55 y más años y finalmente, con lo dado que es El Legislador en España a cambiar las reglas de juego en mitad de la partida, se me antoja harto difícil que aunque me envíen una carta anualmente pueda saber lo que cobraré si algún día me jubilo.

Y seguramente por toda esta incertidumbre, la próxima gran reforma será la introducción del factor de sostenibilidad, que deberá definirse. Para ello el Gobierno creará un Comité de Expertos.

Esto ya nos lo anunció uno de los entrevistados en el programa Salvados en el programa dedicado a las pensiones al anunciarnos que en Alemania ya se utilizaba esta palabra –sostenibilidad- para justificar lo que se venía encima.

El secretario de Estado anunció que el Consejo de Ministros de la semana que viene probablemente aprobará este comité, al que se le dará un plazo de tres meses para presentar las propuestas. El factor de sostenibilidad es un elemento que automáticamente y en función de los parámetros que se decidan (por ejemplo, la esperanza de vida, la ratio de cotizantes por pensionista o la evolución de ingresos del sistema) corrige o modifica alguno de estos elementos: la edad de jubilación, los años cotizados exigidos para cobrar la prestación, el periodo utilizado para calcular la cuantía o la revalorización de las pensiones con la inflación.

En definitiva son muchos los problemas que hoy tenemos relacionados de forma directa o indirecta con cuestiones de envejecimiento. Las pensiones son uno de ellos que podemos encuadrar dentro de los cuatro pilares del envejecimiento activo dentro del de seguridad y no en el de participación como pretende el Gobierno de España.

Por un lado el futuro y las sostenibilidad del sistema de pensiones. Por otro lado que los mayores de 55 años permanezcan en el mercado laboral. Y finalmente la reducción de los niveles de paro entre los jóvenes, quienes si no tienen un empleo y por tanto un sustento difícilmente podrán pensar en crear una familia y así contribuir que la pirámide de población tenga nuevamente una base sólida.

Ambos extremos del mercado laboral se tocan y esto hace que no actuar sobre cualquiera de ellos suponga hambre para mañana pero también hambre para los próximos 50 años por lo menos.

Difícil tarea a la que solo podremos hacer frente sin engaños. Sin engaños en lo macro -en lo político-, sin engaños en los meso -en nuestra familia, pueblo o barrio-; y si engaños en lo micro -en uno mismo- en aprender a cuidarnos, a tener unos hábitos de vida saludables, en participar activamente en nuestra sociedad, por ejemplo.

Difícil tarea en la que las cartas deben estar bien mostradas encima de la mesa, en una partida en que todas las cartas juegan, todas las manos cuentas y la complicidad del compañero es vital para jugar bien la mano en cada momento.

Altura de miras y pensar que lo que hoy sembramos mañana lo recogeremos.

Esta entrada fue publicada en Actualidad, O-pinión, Seguridad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *